¿Donde quedó la tradición de los grupos Balint?

Jose R Loayssa Lara. 

Resumen: En la presente reflexión el autor resalta las aportaciones de los grupos Balint a la reflexión profunda de la práctica clínica no compartimentalizada y real. Su breve pero atinado análisis sobre su decadencia actual nos revela una escalofriante pero acertada conclusión: habitualmente los médicos expertos rehuimos de una práctica clínica reflexiva y aplicamos estereotipos automatizados, los médicos jóvenes están obsesionados por el acopio de recetas rápidas para aplicar a sus “casos”. Aun más, el boom de las técnicas de comunicación en este contexto no es más que una magnífica coartada. En el fondo nos empobrecemos porque no existe una auténtica práctica médica sin una reflexión constante sobre lo humano…¿por qué hemos llegado a esto?…los grupos Balint representaban (¿representan?) una forma de enriquecer y dignificar la práctica y a sus muy humanos practicantes.

Con esta reflexión y este número del Boletín, www.doctutor.es inaugura una sección fija en sus páginas con el objetivo de reforzar la tradición de los Balint, donde se incluirán documentos y materiales relacionados

Defender la actualidad de la orientación que representan los grupos Balint y la necesidad que la educación médica tiene de su contribución puede parecer un ejercicio de nostalgia, de no aceptar la evolución que ha tenido lugar en las décadas recientes especialmente las aportaciones de las escuelas cognitivo- conductuales.

Creo sin embargo los grupos Balint aportan contribuciones características propias que lo hacen irremplazable. Tampoco creo que basta con reconocer grupos Balint simplemente como antecedentes del formato docente que representa los grupos de discusión en general, aunque algunos grupos que se llaman a si mismos de reflexión conservan gran parte las características esenciales de aquellos.

Desde luego junto a sus aportaciones directas hay que subrayar que los desarrollos teórico-prácticos ligados a la aproximación Balint han tenido una influencia en paradigmas tan “populares” como la medicina centrada en el paciente, el rol del mentor o la “narrativa” 1)

Pero no reconocer la perdida de influencia de los grupos Balint y de las propias ideas de este autor y de los modelos de inspiración psicodinámica sería cerrar los ojos a la realidad. Este perdida de influencia va ligada a otros hechos tan incontestables como la ignorancia y marginación dentro de la práctica de la medicina del esfuerzo por entender la relación entre las dificultades emocionales del paciente y la enfermedad 2) , o la resistencia a asumir los constructos conceptuales que permiten entender los aspectos psicosociales en la clínica 3).

Con la excusa de la importancia de la tareas clínicas tradicionales como el diagnóstico se llega a cuestionar indirectamente la trascendencia de un abordaje holístico del paciente 4. También se ha afirmado que una de las características de los grupos Balint, la renuncia a ofrecer soluciones directas, también contribuye a que se generen resistencias y a su pérdida de popularidad en un momento en que parece que los médicos lo que buscan son pautas concretas para aplicar directamente a su trabajo. Da la impresión de que la falta de reflexión se ha institucionalizado 5.

Los grupos Balint también han sufrido el “éxito” de la técnicas de comunicación que han ocupado un lugar predominante en los programas de formación de los estudiantes y residentes incluso dentro de la medicina de familia. La enseñanza de habilidades de comunicación es un objetivo loable pero puede derivar, si no es compensado, en un énfasis excesivo en atender a una serie de comportamientos olvidando la relación médico-paciente que se está desplegando. El foco en el comportamiento puede ser a expensas de la capacidad del médico de utilizar la relación como un recurso terapéutico que sigue siendo esencial para una medicina dirigida a la persona no exclusivamente a la enfermedad.

Aunque no sea exactamente nadar a favor de la corriente, desde esta página queremos colaborar a mantener y en lo posible a reforzar la tradición de los Balint. Vamos a dedicar un espacio para incluir documentos y otro material dentro de ella. Para empezar adjuntamos Objetivos del Grupo Balint tal como son definidos por la sociedad Balint internacional, un resumen de las  Características esenciales y deseables de los Grupos Balint y un texto sobre Funcionamiento del grupo Balint.

1) Launer J. Narrative-Based Primary Care: A Practical Guide. Oxford: Radcliffe Medical Press, 2002.

2) Salinsky J and Sackin P. What Are You Feeling Doctor? Identifying and Avoiding Defensive Patterns in the Consultation. Oxford: Radcliffe Medical Press,2000.

3) West L. Doctors on the Edge: General Practitioners, Health and Learning in the Inner City. London: Free Association Books, 2001.

4) Barraclough K. Personal views: Actually, making a diagnosis is quite important. BMJ 2002;324:179 doi:10.1136/bmj.324.7330.1. [consultado el  29 Octubre del 2006]

5) Burton J and Launer J. Supervision and Support in Primary Care. Oxford: Radcliffe Medical Press, 2003.

NOTA.- Hablaremos de Balint para referirnos a cualquier grupo de “reflexión” sobre la relación médico (o profesional) y paciente de inspiración psicodinámica aunque en algunos casos sus características presenten diferencias con los grupos Balint originales.

     

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Maite Ayarra Elía dice:

    Sin conocer demasiado los grupos Balint, conociendo algo al autor de esta reflexion, Jose Ramón Loaysa, y compartiendo con el toda la reflexión, se me genera la cuestion de hasta donde nosotros ( profesionales de cierto recorrido, que en un tiempo tuvimos ilusión y fé en lo que hacíamos y hacemos…) somos reponsables de este desencanto o abandono de la reflexion sobre la relacion médico-paciente y su efecto sanador para mabos, nos protege a los profesioenales de la rutina , el aburrimiento , la frustracion….y es terapeutica para el paciente en cuanto es atendido y entendido en toda su dimension humana…por qué no somos capaces de trasmitir esta idea a los médicos y médicas jóvenes o menos jóvenes que se integran en la profesion, talvez estemos algo cansados?? ( nos vamos haciendo mayores..) o tal vez no nos lo acabamos de creer nosotros mismos?? estamos deseando ecapar de las consultas para hacer otras cosas….qué se trasmite detrás de esa necesidad de escapar…?

  2. Pedro Iragüen dice:

    Comparto tu opinión, Iaite, de la necesidad de escapar y creo que es proporcional en cuanto a su intensidad creciente, a los años de ejercicio profesional. Se va teniendo contacto con la frustración, el sufrimiento, la muerte, las limitaciónes , que con el paso del tiempo van siendo cada vez más claras, etc. Nuestra intimidad protege nuestros secretos y nos vamos aislando en el medio laboral, lo que supone una enorme pérdida de experiencia humana para todo el equipo. Creo que el simple encuadre grupal en un ambiente de confianza y con objetivos compartidos, nos hace más humanos, más sabios y más humildes. Es una simple opinión. ¿Cómo lo veis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *