¿De qué depende el que los estudiantes elijan o no medicina de familia?

dequedependeUna revisión sobre los factores que parecen influir más en los estudiantes para elegir medicina general que puede dar claves para estrategias de intervención
Doctutor
Los diferentes estudios que hemos consultado demuestran que existen diferentes factores a la hora de que los estudiantes muestren inclinaciones positivas (actitudes de acercamiento) o negativas (de rechazo) hacia la medicina de familia (MF). Entre ellas destacan la experiencia de los propios médicos de familia con los que están. En un estudio británico (Henderson et al, 2002) las actitudes de los estudiantes hacia la MF y los médicos eran más positiva en el quinto año. En este estudio, la MF era la única opción de carrera que significativamente aumentó en popularidad entre el primer y último año de la licenciatura. El estudio concluía que los estudiantes de medicina acaban su carrera en el Reino Unido con una actitud más positiva hacia la MF que en cualquier otro país Europeo. Los autores comentaban que esto puede explicarse en parte por el mayor contacto de los estudiantes con este tipo de médico y sugieren que los esfuerzos de estos médicos y sobre todo de las facultades de medicina inglesas en asegurar un plan de estudios basado en la medicina general y en la comunidad más equilibrada en relación con las especialidades promueve estas actitudes positivas hacia la práctica de la medicina general.
Esto puede ser así en el Reino Unido, sin embargo hay razones para pensar que no lo es en España (y seguramente en otros países europeos y americanos). En nuestro país Menárquez Puche et al (2010) en una encuesta a 216 estudiantes llegan a la conclusión que estos presentan actitudes de indiferencia o rechazo hacia la MF en base a que su conocimiento de la misma es muy limitado y creen que esto cambiaría si incrementamos el prestigio de esta especialidad y sugieren que una forma de hacerlo es incorporarla como tronco en la nueva reestructuración del MIR, algo bastante interesante. Martín Zurro (2009), tras hacer una revisión del tema concluye de forma muy parecida a como lo hacen los anteriores autores, alertando ante el hecho de que, a diferencia de lo que ocurre en el Reino Unido, los estudiantes de medicina españoles y de diversos países europeos no se sienten atraídos hacia la medicina de familia y atención primaria. Para este autor es imprescindible introducir cambios en el entorno docente y contenido del currículo formativo, así como mejorar la imagen de la medicina de familia desde una perspectiva tanto social como profesional ya que no existe un único o principal factor que explique esta tendencia y reconoce que la introducción de la Medicina de Familia en la Universidad podría actuar como auténtico motor de cambio en este sentido.
Frente a los factores digamos “modificables” como la introducción de la MF en la Universidad de una forma real y no como algo secundario, existen sin embargo otras “variables” que parece que son también importantes a la hora de decantarse por la MF y entre ellas sobresale el sexo del estudiante. Cabe sin embargo pensar si no existe relación entre el “ninguneo” de la Universidad hacia la MF y la predilección de esta especialidad entre las mujeres. Efectivamente en este sentido y en especial en nuestro país España, la medicina de Familia parece que se está convirtiendo en una especialidad de “mujeres”. Existen un importante número de estudios que viene a confirmar esta tendencia. Aunque en general la misma se está viendo en la medicina en general, y el tipo de estudiantes que escogen esta carrera es predominantemente femenino, a la hora de especializarse el porcentaje de mujeres que elige MF es muy superior al que eligen otras ramas. Cualquier responsable Docente de cualquier Unidad Docente de Medicina de Familia puede testificar a favor de esta tendencia, pero existen estudios que nos permiten comprobar su veracidad. Así en el de Escobar Rabadán (2009) si bien con una muestra pequeña comprobó la importancia del sexo femenino en la actitud favorable hacia la medicina de familia de entre diferentes variables. Otros estudios confirman estas actitudes más favorables por parte de las mujeres. En el mismo estudio británico de Henderson et al (2002) que antes comentábamos también encontraron que las mujeres veían la medicina general más positivamente que los varones y sus actitudes eran más favorables hacia la medicina general como especialidad y hacia los médicos generales. Según Block et al (1998) las actitudes más favorables por parte de las mujeres se deberían a una mayor valoración de la relación con los pacientes y colegas, y menos a los ingresos y al prestigio. Estos autores indicaban que el hecho de tener más edad en el momento de la matriculación se asocia a la elección de una especialidad de atención primaria, lo que atribuyen a una preferencia por programas de residencia más cortos. Kassebaum et al (1996) estudiaron las intenciones para seguir carreras generalistas de los graduados en 1995 en Estados Unidos. Los factores que se asociaban a la elección de medicina de familia eran el sexo femenino, una edad de 28 años o más, un origen rural, la presencia de un departamento de medicina de familia en la facultad y, muy especialmente, una preferencia por la medicina de familia al matricularse y cursar una asignatura optativa de medicina de familia. En un estudio realizado en Canadá, Wright et al (2004) identificaron como factores asociados a la perspectiva de los estudiantes de dedicarse a la medicina de familia una media de edad significativamente mayor y el sexo femenino. En todos estos estudios aspectos como una mayor orientación social, deseo de ámbito variado de práctica, menor orientación hospitalaria, mayor edad, preocupación por el estilo de vida y la menor población de la comunidad donde había completado su formación secundaria se han visto, por este orden de importancia predictiva para la elección de medicina de familia como primera opción. Algunos de estos autores han subrayado una asociación entre procedencia rural e interés por la medicina de familia, así como a la pertenencia a clases sociales más desfavorecidas.

Referencias:
Henderson E, Berlin A, Fuller J. Attitude of medical students towards general practice and general practitioners. Br J Gen Pract 2002;52:359-63. Accedido el 1º de Febrero de 2015 en:
http://bjgp.org/content/bjgp/52/478/359.full.pdf
Martin Zurro A. Estudiantes, licenciados y medicina de familia: elementos de una relación imperfecta Atención Primaria, 2009; 41: 436–438
Accedido el 1º de Febrero de 2015 en:
http://ac.els-cdn.com/S0212656709003643/1-s2.0-S0212656709003643-main.pdf?_tid=5b8c35fa-ad27-11e4-8ea8-00000aab0f01&acdnat=1423134708_77e50f938f0695c486430ef28a7cadcc
Menárguez Puche JF, Tudela de Gea MB, Hernández Sánchez JM, García Estañ Lopez J. Medicina de Familia y universidad, ¿cómo lo ven los estudiantes? Atención Primaria, 2010; 42:303–304
Accedido el 1º de Febrero de 2015 en:
http://ac.els-cdn.com/S021265670900479X/1-s2.0-S021265670900479X-main.pdf?_tid=b2060cb2-ad27-11e4-8c56-00000aab0f26&acdnat=1423134853_85c5d5d3e30691497c32d3f1ee0d9b34
Escobar Rabadán F y López-Torres Hidalgo J ¿Qué características de los estudiantes de medicina se relacionan con mejores conocimientos y actitudes hacia la medicina de familia? Aten Primaria 2009;41: 431-38 Accedido el 1º de Febrero de 2015 en:
http://ac.els-cdn.com/S0212656709002510/1-s2.0-S0212656709002510-main.pdf?_tid=3ec81474-ad28-11e4-ba89-00000aacb362&acdnat=1423135089_69a4610c27f1a937631f6f71efcd2059
Block SD, Clark-Chiarelli N, Singer JD. Mixed messages about primary care in the culture of US medical schools. Acad Med. 1998;73:1087–94. 12.
Bowman MA, Haynes RA, Rivo ML, Killian CD, Davis PH. Characteristics of medical students by level of interest in family practice. Fam Med. 1996;28:713–9
Kassebaum DG, Szenas PL, Schubert MK. Determinants of the generalist career intentions of 1995 graduating medical students. Acad Med. 1996;71:197–209
Wright B, Scott I, Woloschuk W, Brenneis F. Career choice of new medical students at three Canadian universities: Family medicine versus specialty medicine. CMAJ. 2004;170: 1920–4.
Otras referencias de interés:
Beach RA, Eva KW, Reiter HI. Can self-declared personal values be used to identify those with familiy medicine career aspirations?. Adv Health Sci Theory Pract. 2008;13:193–202.
Bitran M, Zuñiga D, Lafuente M, Viviani P, Mena B. Influencia de la personalidad y de los estilos de aprendizaje en la elección de especialidad médica. Rev Med Chil. 2005;133:1191–9.
Bland CJ, Meurer LN, Maldonado G. Determinants of primary care speciality choice: a non-statistical meta-analisys of the literature. Acad Med. 1995;7:620–41.
Ciechanowski PS, Russo JE, Katon WJ, Walker EA. Attachment theory in health care: the influence of relationship style on medical students’s speciality Choice. Med Educ. 2004; 38:262–70.
Grayson MS, Klein M, Franke KB. Impact of a first-year primary care experience on residency choice. J Gen Intern Med. 2001;16:860–3.
Hojat M, Zuckerman M. Personality and special interest in medical students. Med Teach. 2008;30:400–6.
Hunt DD, Scott C, Zhong S, Goldstein E. Frequency and effect of negative comments (‘‘badmouthing’’) on medical students’ career choice. Acad Med. 1996;71:665–9.
Maiorova T, Stevens F, Van der Zee J, Boode B, Scherpbier A. Shortage in general practice despite the feminisation of the medical workforce: a seeming paradox? A cohort study. BMC Health Services Res. 2008;8:262.
Marcket RJ, Rodenthal P, El-Baghdadi MM, Juskaite K, Hillel AF, Maron BA. Personality as a prognostic factor for speciality choice. Prospective Study of 4 Medical Scholl Classes. Medscape J Med. 2008;10:49.
Mariolis A, Mihas C, Alevizos A, Gizslis V, Mariolis T, Maryiannis K, et al. General Practice as a career choice among undergraduate students in Greece. MBC Medical Education. 2007;7:15.
Morra DJ, Regehr G, Gisnburg S. Medical students, money, and career selection: students’ perception of financial factors and remuneration in family medicine. Fam Med. 2009;41:105–10.
Rosenblatt RA, Andrilla CH. The impact of US medical students’ debt on their choice of primary care careers: an analysis of data from the 2002 medical school graduation questionnaire. Acad Med. 2005;80:815–9.
Santos Sua´rez J, Santiago Alvarez M, Alonso Herna´ndez PM, Llamas MA, Merladet Artiacha E, Corrales Ferna´ndez E. Medicina de familia: ¿la cenicienta del pregrado? Estudio de la opinio´n de los estudiantes de medicina sobre la especialidad de medicina familiar y comunitaria. Aten Primaria. 2001;27:324–30.
Senf JH, Campos-Outcalt D, Kutob R. Factors related to the choice of family medicine: a reassessment and literature review. J Am Board Fam Pract. 2003;16:502–12.
Vaidya NA, Sierles FS, Raida MD, Fakhoury FJ, Przybeck TR, Clonninger CR. Relationship between speciality choice and medical student temperament and character assessed with Clonninger Inventory. Teach Learn Med. 2004;16:150–6.

     

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *