Un Plan de Formación “a la Carta”: El PIF del Residente

a la carta

Luis A Pérula de Torres

Unidad Docente de Medicina de Familia de Córdoba

Carlos es un flamante residente que “acaba de aterrizar” como quien dice en el Centro de Salud que va a ser su principal punto de referencia a lo largo de los próximos 4 años, período de formación de la especialidad que el gustosamente ha elegido,  Medicina Familiar y Comunitaria. En él pasará los próximos seis meses y desde el primer día ya ha tenido la oportunidad de conocer a su tutora, la doctora María Jesús, una experimentada profesional que lleva más de diez años “acogiendo” a residentes de Medicina de Familia y también a estudiantes de Medicina.

Carlos ha recibido hace unas semanas un curso de Introducción a la Medicina Familiar y Comunitaria  donde, entre otras muchas cosas que debe de saber y asimilar al comienzo para no perderse demasiado en un entorno tan complejo como es la organización sanitaria y en una especialidad con competencias a adquirir tan variadas y diversas, le han informado de que una de las tareas que debe hacer al comienzo de cada año de su residencia es el que denominan Plan Individualizado de Formación (PIF), para lo cual ya ha recibido por parte de los responsables de la unidad docente unas mínimas instrucciones, las imprescindibles para que le “vaya todo esto sonando”.

-Esa mañana, Carlos, no sin cierta ansiedad, y tras pasar la consulta junto a su tutora, le comenta a ésta: “Me han pedido desde la unidad docente que haga un PIF, y la verdad, no tengo ni idea de cómo comenzar; el técnico de la unidad lo ha explicado en el curso introductorio (por cierto ¡!!cuánta información nos dan, que si la relación contractual-laboral, la organización sanitaria, el centro de salud con su cartera de servicios –no sabía yo que se hicieran allí tantas cosas-, las guardias, los rotatorios, el programa de la especialidad, las evaluaciones formativas, el portafolio, la investigación que debemos de hacer, la atención a la comunidad,….,uffff, todo me parece importante e interesante a priori, pero me siento saturado y un poco sobrepasado, ya que es difícil de asimilarla en tan poco tiempo¡¡¡. Bien, como te iba diciendo, en el curso nos han entregado una especie de planilla, e incluso algunos PIF ya hechos por otros compañeros de la unidad, así como una presentación en Power-Point donde se indica, a modo de guión, los pasos a seguir para elaborarlo, pero tengo muchas dudas, pues no estoy familiarizado con esta jerga tan técnica ni con la metodología docente, ya que es algo que no nos enseñan en la Facultad de Medicina. Además, aún no sé para que sirve todo esto”.

-Mª Jesús: “Entiendo que te sientas así, yo también he sido residente y he pasado por lo que me cuentas; no te preocupes, que esto concretamente es mucho más sencillo de lo que te imaginas. Eso del Plan Individualizado de Formación o PIF, no es nada más que un cuaderno de ruta para que sobre todo tu conmigo vayamos adaptando tu formación a tus necesidades reales. El modelo para hacerlo que se utiliza en nuestra unidad lo han simplificado mucho para que resulte más asequible y práctico; y además, ya sabes que si tienes alguna dificultad, puedes contar conmigo o con algún otro responsable docente y trataremos de solventarla entre todos”.

– Carlos:… (con cara de póker)

-Mª Jesús: “…A ver,…, en esencia el PIF del Residente,  es el documento o el instrumento que recoge la planificación temporal de las actividades formativas teórico-prácticas que debes realizar en cada uno de los periodos formativos a lo largo de toda tu residencia. Como te han dicho ya en la unidad se elabora y presenta anualmente, en función de las necesidades formativas que tú y yo vayamos detectando. Es como una especie de plan de formación “a la carta”, … o al menos así lo concibo yo. Esto se plasma en un sencillo documento (que es el modelo de planilla que te han entregado) que tu has de rellenar (5), después de haberla consensuado conmigo”.

-Carlos: “¿Y que es lo primero que me aconsejas que haga?”.

-Mª Jesús: “Bueno, lo de hacer el PIF no es algo que nos hayamos inventado nosotros, viene regulado en ciertas normas a nivel estatal (1). Lo primero que te sugeriría que hicieras es que te leyeras más detenidamente el Programa Oficial de la Especialidad (2), si no lo has hecho ya, y el Libro del Residente (3), sobre todo recomiendo que te mires el llamado “Mapa de Competencias”, pues como tu sabes se trata de un listado bastante exhaustivo de las competencias y habilidades que has de adquirir, por lo que te puede servir para caer en la cuenta o reparar mejor sobre que aspectos debes priorizar en los próximos meses porque lo percibes como una necesidad formativa. También conviene que le des un repaso al Plan General de Formación que en la unidad docente te han entregado, pues es en ese documento donde mas se concretan todas estas cuestiones y te orientará sobre qué, como, cuando y donde tienes que adquirir los conocimientos, destrezas y habilidades para llegar a ser médico de familia. Fíjate, si te parece, en el PIF (ya rellenado) que te han proporcionado desde la unidad y seguro que lo verás con más claridad. O mejor aún,…déjame ver,… yo conservo guardados aquí en mi ordenador algunos de los PIF de los compañeros residentes que te han precedido; te enseño uno, a ver…este por ejemplo”: PIF (de Residente) y Acciones formativas.

-Carlos: “O sea que aunque tengo planificadas una serie de actividades, yo tengo la libertad de decidir en que cosas de las que detalla el Programa estoy más necesitado de formación y las pongo en ese documento ¿no?…, pero: ¿y esto al final, para que sirve?.

-Mª Jesús: “Buena pregunta (sonriendo). Desde el punto de vista del residente, tener tu propio PIF te permitirá conocer desde el primer momento cuáles son las actividades formativas en las que participaras (no todas, ni mucho menos, sino aquellas que estimas resulta conveniente hacer especial hincapié, como tu muy bien has comentado, y poner una mayor atención a partir de ahora, por considerarlas prioritarias), lo que hará reducir bastante el nivel de incertidumbre, establecer y reforzar compromisos docentes (es lo que los teóricos llaman “Contrato pedagógico”, un acuerdo entre docentes y discentes que tiene mucho que ver con el aprendizaje que tú sientes realmente necesario, promoviendo a la vez tu propia autonomía) (4). Esto según dicen los teóricos hace al alumno ser más consciente de su propio proceso de aprendizaje, y da la posibilidad de organizar su tiempo y recursos de forma más eficiente.  Pero además, para mi como tutora y para otros responsables de tu formación, también va a resultar de gran ayuda, pues el PIF nos permite organizar, secuenciar, graduar y adaptar mejor las actividades formativas a las características propiamente tuyas y dotar al proceso de enseñanza-aprendizaje de una mayor claridad y coherencia funcional. ¿Me explico?”.

-Carlos: “Bueno, creo que ya voy captando la idea y los conceptos,…hummm…, bueno, pues me pondré a ello,…hoy no creo que pueda, pues como sabes tengo guardia en la puerta del hospital, pero a partir de mañana pienso centrarme y ya te iré contando ¿vale?”

-Mª Jesús: “Desde luego hasta que no te pongas a repensar tus necesidades, no te asaltarán las dudas, pero para eso me tienes a mi que trataré de orientarte en la medida de lo posible. No hay más remedio que reflexionar sobre las muchas cosas que tienes que aprender y lo mucho que ya sabes. Sin duda que el ir tomando contacto con los pacientes te ayudará a empezar a delimitar estas primeras necesidades más acuciantes y a anclar estas en lo que será tu trabajo y tu responsabilidad con pacientes,…de manera que tranquilo ,…pero sin pausa,…empieza a actuar y verás como surgen las dudas y los miedos…para abordar estos de manera específica  debe de servirnos esta herramienta,…si no mal asunto…otro papelito más…”.

– Carlos: …Sí,.. gracias Mª Jesus…

Bibliografía

1.-El Real Decreto 183/2008, de 8 de febrero por el que se determinan y clasifican las especialidades en Ciencias de la Salud y se desarrollan determinados aspectos del sistema de formación sanitaria especializada.. Disponible en: http://www.msps.es/profesionales/formacion/docs/realDecreto183_2008.pdf.

2.-Programa Docente Oficial de la Especialidad (POE) de Medicina Familiar y Comunitaria. Disponible en: http://www.msc.es/profesionales/formacion/docs/medifamiliar.pdf.

3.-Libro del Residente de Medicina Familiar y Comunitaria. Disponible en: http://www.msps.es/profesionales/formacion/docs/libroResidenteMedFamiliar.pdf.

4.-Prados J, Saura J. Los planes de formación individualizados y los contratos pedagógicos. En: Ruiz Moral R. Educación Médica. Manual práctico para clínicos. Editorial Panamericana, 2010. págs. 45-50.

5.-Saura J, Martínez A, Gómez J, Rubio E, Monzó E, Romero E. Plan Individualizado de Formación del Residente de Medicina Familiar: experiencia de la Unidad Docente de Murcia, España (Primera Parte). Archivos en Medicina Familiar 2011; 13: 30-4.

     

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *