Cómo valorar la efectividad de lo que enseñas: Consejos para los clínicos que se inician como docentes en el aula.

Resumen: A modo de guía práctica se describen algunos métodos que utilizando su propia observación, registros y mediante la recopilación de comentarios de sus alumnos, un docente clínico que se inicia en la docencia de clases y seminarios puede utilizar para analizar y mejorar su enseñanza.

How to assess the effectiveness of what you teach: Advice for clinicians who start as teachers in the classroom

Summary: As a practical guide, some methods are described that using their own observation, records and by collecting comments from their students, a clinical teacher who starts teaching by lectures and seminars can use to analyse and improve their teaching.

Esta guía pretende servir de ayuda a un docente clínico que se inicia en la docencia de clases y seminarios, para decidir qué aspectos de su enseñanza evaluar, elegir un método de evaluación apropiado y hacer los cambios necesarios para mejorar esa docencia.

Piensa en lo que deseas evaluar

Utiliza este listado de verificación para decidir lo que deseas evaluar. Las cualidades de mi enseñanza que deseo evaluar son:

□ Organización de la materia y del curso.
□ Comunicación
□ Mi conocimiento del tema
□ Mi entusiasmo por la materia y por la enseñanza.
□ Mi actitud hacia los estudiantes.
□ Equidad en las pruebas y calificaciones
□ Flexibilidad en los enfoques de enseñanza.
□ Adecuación de los resultados de aprendizaje de los estudiantes

Elige cómo deseas valorarlo

Puedes recopilar datos de muchas formas distintas a las que te ofrecemos en  esta guia. Éstos incluyen: Entrevistas estructuradas con alumnos, encuestas de calificación educativa, pruebas y exámenes, análisis de contenido de los materiales docentes y revisión de los registros del aula. Probablemente ya hayas utilizado algunos de estos. Pero es posible que también desees probar algo nuevo.

Al elegir métodos para evaluar la efectividad de tu enseñanza, utiliza las siguientes pautas:

• Evita las técnicas que no apelan a tu intuición y juicio como docente.
• No permitas que ninguna autoevaluación se convierta en una carga y una tarea molesta.
• Escoge técnicas que te beneficien a ti y a tus alumnos.
• Planea cómo introducir la técnica a los alumnos.
• Calcula y planifica cuánto tiempo te va a llevar (en la clase o en el trabajo).
• No utilices estas técnicas con demasiada frecuencia, si los estudiantes las encuentran predecibles y monótonas, la información no será tan útil.
• Los ejercicios escritos breves son buenos para alentar a los estudiantes tímidos a expresar lo que piensan
• El anonimato alienta a los estudiantes a ser francos sin posibilidad de penalización.
• Recuerda que la evaluación y el análisis probablemente te van a suponer el doble del tiempo del que crees que vas a emplear. Deja suficiente tiempo para planificar los cambios

¿Qué buscan los estudiantes?

En base a encuestas informales realizadas con estudiantes, aquí están las cinco cualidades principales que los estudiantes desean en un docente:

• Disposición para tomarse un tiempo extra en responder preguntas y resolver sus problemas.
• Presentaciones y clases bien organizadas.
• Experiencia del mundo real.
• Respeto a los estudiantes
• Sentido del humor

Autoevaluación mediante observación y análisis.

Las siguientes técnicas sencillas pueden ayudarte a analizar y mejorar tu docencia utilizando tu propia observación y tus registros.

4.1 Analiza tus planes para las clases y los seminarios

Si necesitas crear o actualizar tus planes para tus clases y seminarios, trata de identificar algunas de las áreas que crees problemáticas en ellos, utiliza para esto la siguiente lista de verificación.

En mis clases tengo que:

□ Incluir toda la información necesaria para los estudiantes.
□ Planificar y transmitir por qué aprender esto es importante.
□ No incluir demasiada información.
□ Eliminar información irrelevante que podría confundir a los estudiantes
□ Presentar la información de manera lógica.
□ Planear usar técnicas docentes apropiadas
□ Planear usar los recursos apropiados

Estas preguntas pueden darte la información que necesitas para hacer cambios.

4.2 Hazte con un registro o diario

Mantén un registro personal o diario que incluya lo que sucede en tu clase o apunta tus ideas, ejemplos, anécdotas, etc. en una nota adhesiva y ajústalo directamente al tema que vayas a tratar. Reflexiona sobre cuando decidiste enseñar varios temas y lo qué sucedió entonces. Trata de percatarte sobre lo que estaba sucediendo cuando enseñabas los temas que te estaban dando problemas. ¿Estabas preocupado o molesto? ¿Hubo más interrupciones de las habituales? Esto te puede ayudar a analizar lo que está sucediendo al revelar posibles patrones de comportamiento. Eso también te ayuda a valorar tu progreso y planificar el futuro.

4.3 Presta atención a las pistas que surgen del aula

Muchas pistas en tu entorno educativo cotidiano pueden ayudarte a identificar problemas en tu docencia. Tres cosas obvias para verificar son: la asistencia de los estudiantes, la participación de los estudiantes en las actividades del aula y tus propias impresiones y sensaciones.

4.3.1 Registros de asistencia de estudiantes

¿Detectas patrones? ¿Los estudiantes evitan una clase o actividad en particular? Quizás tú puedes tener menos interés en este tema o actividad en particular y esta actitud se las estás transmitiendo a ellos. O tal vez los estudiantes no entienden por qué cierto contenido es importante. O tal vez la forma en que impartes tus clases debe ser más entretenida o interactiva. A veces, un colega puede ayudarte con consejos sobre cómo se puede impartir un determinado tema. 

4.3.2 Participación de los alumnos en las actividades del aula.

¿Están los estudiantes más involucrados en ciertos momentos que en otros? ¿Hacen preguntas? ¿Responder a las tuyas? ¿Solicitan material extra? ¿Cuáles son sus estados de ánimo? Trata de observar mejor; percátate de sus reacciones sobre algo que haces o dices. Si no estás seguro sobre si tú percepción es o no correcta, intenta algo similar en otra ocasión y atiende a la reacción del estudiante para ver si se repite. Por ejemplo, supongamos que observas que los estudiantes prestan más atención después de que has contado una pequeña historia sobre una paciente con una determinada enfermedad relacionada con algo concreto e imprevisto. Tal vez podrían ver la relevancia que esa habilidad pueda tener para su propia experiencia futura. O quizás esa anécdota les permita acercarse más y mejor a ti como persona y tú a ellos en ese mismo ámbito personal.

4.3.3 Tus propios sentimientos

¿Eres consciente de tus propios sentimientos cuando enseñas? Puedes estar triste, enfadado, alegre, emocionado, deprimido, preocupado, etc. Cuando reconoces tus sentimientos puedes examinar las acciones (las tuyas y las de los estudiantes) que llevaron a esos sentimientos. Tu estado de ánimo y tus sentimientos afectarán a los estudiantes, y los suyos te afectarán a ti.  Recuerda, habrá flujos y reflujos naturales en los niveles de conexión durante todo el tiempo que dure vuestra relación docente.

4.4 Acostúmbrate a usar vídeos

Grabarse a sí mismo mientras enseñas es una técnica simple que mejorará tu docencia. Grabar tu actividad docente te da una imagen precisa de lo que sucede en tu aula. Al prestar atención a lo que tú y tus estudiantes dijisteis e hicisteis, obtienes una información valiosa sobre cómo mejorar tu docencia.

Todo lo que necesitas es un móvil o un IPad.

Usa el siguiente procedimiento para grabar tu clase:

1. Dile a tus alumnos lo que estás haciendo. Explícales que estás tratando de mejorar tu docencia para que ellos puedan aprender más efectivamente. Enfatiza que no los vas a juzgar o calificar de ninguna manera con la grabación. Qué sólo tú verás el vídeo. Solicita su apoyo, probablemente lo obtendrás.

2. Lo ideal es colocar la cámara (el vídeo o el IPad) de manera que tanto tú como los estudiantes podais salir en la grabación.

3. Trata de colocar el móvil o el IPad en un lugar donde no sea demasiado intrusivo.

4. Antes de ver el vídeo, piensa en tus objetivos y escribe algunas preguntas sobre lo que te interesa de tu enseñanza.

5. Para ver el vídeo, elije una hora en la que no te distraigas. Al verlo prepárate para observaciones inesperadas.

6. Después de verlo, considera los comportamientos docentes que deseas mantener y aquellos que desees cambiar.

4.5 Analiza resultados de los exámenes

Cuando califiques un examen, usa los resultados para analizar la eficacia de tu enseñanza. Por ejemplo, si muchos estudiantes dan la misma respuesta incorrecta a una pregunta en particular, podría ser que tu enseñanza de ese tema en particular necesite algunos cambios. Por supuesto, esto supone que la pregunta de la prueba esté claramente redactada, sea válida, y con el nivel apropiado de dificultad.

Atiende a los resultados del examen en el conjunto de la clase y verifica los patrones en las respuestas. Presta especial atención a las áreas donde son varios los estudiantes que tuvieron problemas. Después revisa tus clases.

Técnicas de evaluación en el aula

Los métodos tradicionales para evaluar el aprendizaje normalmente ocurren al final del curso, cuando ya es demasiado tarde para hacer cambios. Por el contrario, las técnicas de evaluación en el aula no amenazan a los estudiantes y les ayudan a cooperar con los profesores para mejorar el aprendizaje

A continuación se describen varios ejercicios de escritura corta muy útiles. Puedes usarlos para identificar puntos difíciles en tu docencia. Usa uno de estos ejercicios al final de un tema particular o clase o antes de un descanso. Para cada ejercicio:

1. Entrega a cada estudiante una tarjeta o una hoja de papel.
2. Pídeles a los alumnos que se tomen unos minutos para escribir sus respuestas según las indicaciones.
3. Recoge las respuestas y analízalas lo antes posible.
4. En la próxima sesión con estos estudiantes, aclara cualquier idea errónea o área que no esté clara y responde a cualquier pregunta.
5. Anota cualquier coincidencia en las respuestas y cambia las clases que creas tienes que mejorar estas áreas para el futuro. Estos ejercicios no solo te proporcionan información, sino que se ha demostrado que también ayudan a que los estudiantes aprendan.

Aquí tienes algunos de ellos:

5.1

El tema en un minuto Pídeles a los estudiantes que te respondan las siguientes preguntas:
¿Qué ha sido lo más interesante que has aprendido en esta clase? Esto es un indicador sobre el grado en el que tus objetivos para esa clase se han cumplido o no
¿Qué pregunta(s) te planteas al final de la clase? Esto indica que partes de la clase tienes que revisar

5.2

El listado de palabras claves Pídeles a los estudiantes que escriban entre 5 y 7 palabras o frases cortas que definan o describan el tema que habéis tratado.
Cuando revises las fichas, compara los puntos de las listas de los estudiantes con los que tú esperabas que ellos incluyesen. Si hay omisiones importantes, ya sabes lo que tienes que revisar 

5.3

El resumen de los puntos clave en 3 minutos Pídeles a los estudiantes que resuman los puntos clave de la leccion que habéis tratado.
Estos resúmenes son excelentes para clarificar los puntos clave y valorar la profundidad de la comprensión de los estudiantes sobre el tema revisar 

5.4

Preguntas Pídeles a los estudiantes que escriban y te remitan entre 2 y 3 posibles preguntas de examen al final de la clase.
Estas preguntas pueden ser expuestas (como post-it) en las paredes de la clase para revisar aspectos de la lección y te puede dar ideas para nuevas preguntas de examen 

5.5

Puntos obscuros Pídeles a los estudiantes que escriban lo más confuso sobre el tema que habéis tratado.
Utiliza este ejercicio al final de la clase para identificar aspectos que no han sido bien comprendidos, de forma que puedas revisarlos si fuese necesario 

Feedaback instructivo en grupos pequeños (FIGP)

El feedback instructivo en grupos pequeños (FIGP) es una técnica simple y potente para determinar la efectividad de tu enseñanza. Es igualmente valioso para para profesores noveles y con experiencia. Utiliza un colega especialmente capacitado para proporcionarte la opinión de los estudiantes acerca de tu enseñanza en una clase particular.

El proceso es el siguiente:

1. Comienza cuando ya hayas tenido varias experiencias docentes.
2. Necesitas un facilitador capacitado y de confianza que debería reunirse contigo para establecer los objetivos para el FIGP.
3. Este facilitador contacta antes con la clase sin tu presencia.
4. El facilitador le pide a grupos de 4 o 5 estudiantes que consideren estas preguntas:

• ¿Qué te gusta de este curso?
• ¿Qué áreas crees que necesitan mejoras?
• ¿Qué sugerencias tienes para hacer mejoras?

5. El facilitador ayuda a la clase a sintetizar los informes de grupo en una clase.
Consenso sobre recomendaciones y comentarios. El método exacto utilizado para esto dependerá del tamaño de la clase.

6. El facilitador se reúne en privado contigo para discutir los resultados. Toda la información es confidencial. No se podrá utilizar esta información en la evaluación de la facultad o en tú rendimiento.

Los estudiantes suelen apreciar la naturaleza interactiva de este método y aprecian que su profesor se preocupe por su aprendizaje. El momento les permite beneficiarse de los cambios que resultan y se pueden hacer comparaciones entre sus opiniones y las de otros y ver que éstas tienen alguna influencia en para la mejora de la clase. Los docnetes aprecian la ayuda de un colega experto y objetivo. También se valoran las diversas opiniones que se presentan de manera objetiva y que puedan usarse los resultados para mejorar la docencia.

Haciendo cambios

Después de haber utilizado algunas de estas técnicas para el análisis, es probable que te apetezca intentar hacer algún cambio para mejorar tu enseñanza. Recuerda que el cambio puede ser una tarea difícil y un proceso lento y que no se trata de alcanzar la perfección. Sin embargo, es bueno saber que incluso pequeños cambios pueden haaportar una diferencia significativa en tu enseñanza y en el aprendizaje de tus estudiantes. ¡Construye sobre tus éxitos!

Para terminar. Utiliza la siguiente lista de verificación cuando planifiques tus cambios.

Cuando planifico cambios para mejorar mi enseñanza:

□ Recuerdo y apunto lo que hago bien.
□ No trato de cambiar más de dos cosas a la vez.
□ Intento no desanimarme: el cambio requiere tiempo y práctica.
□ Planeo repetir el proceso de análisis varias veces durante el año.
(Esto me ayuda a percatarme de patrones y rastrear movimientos)



     

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *