Mayo 2019: No esconderse y reírse de uno mismo es saludable

En este número de Mayo 2019, se ofrecen en Doctutor diferentes temáticas y problemáticas.  En el artículo “Lo innato, la sobre-competencia y lo intuitivo: barreras para la formación en competencias clínicas huérfanas”  Roger Ruiz, plantea el prejuicio de considerar innatas, no modificables e intuitivas, algunas de las competencias cruciales para el desempeño del médico como la comunicación asistencial, el trabajo en equipo o la orientación espacial, aunque la evidencia científica muestra que esto no es así y que su falta de consideración en la formación del médico puede ser un serio problema. Se concluye que una formación adecuada de estas competencias, contribuirá a mejorarlas, a incrementar la autoconciencia de los aprendices y a abolir el estigma que conlleva en muchos estudiantes sus dificultades al respecto. En “La transición de estudiante a residente: ¿Qué sabemos sobre los problemas y desafíos de nuestros residentes en su primer año?”, se insiste en la necesidad de hacer un énfasis mayor en el desarrollo de un sistema de supervisión clínica mejor estructurado y más efectivo en el periodo de transición de estudiante a residente. A pesar de que en otros lugares los residentes de primer año han identificado áreas y problemas concretos cuando inician sus labores clínicas, en nuestro contexto no  disponemos de este tipo de información, la cual puede ser el primer paso para establecer esas medidas de supervisión y apoyo ajustadas a nuestro entorno particular, y quizás a plantear de una manera más eficaz tanto algunos aspectos de la enseñanza de la medicina en el grado como reevaluar el tipo de acceso al periodo de formación especializada. La escritora canadiense Kate Baggott   hace en “Un diagnóstico difícil: el humor, cómo nos reímos de los médicos” un lúcido análisis de cómo las gente se rie de los médicos a través de los chistes, destacando los contrates entre este tipo de humor y el que se usa para reírse de otras profesiones. La autora concluye que con los chistes de médicos lo que en el fondo hacemos es reírnos de nuestros propios miedos, vulnerabilidades y sufrimientos. Finalmente en la narrativa “Pedacito”, David Pedrazas López, resalta el valor de las olvidadas intervenciones comunitarias.     



     

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *