Para elegir cuándo actuar sólo aconsejando, como entrenador (coach) o como mentor.

Resumen: Se ofrecen una serie de directrices prácticas para los docentes clínicos que tienen responsabilidades sobre aprendices (estudiantes o residentes) que les ayuden a distinguir entre actuaciones de consejo, asesoría (coaching) o tutorización y puedan en la práctica utilizar estos roles diferentes de manera consciente.

When to choose advising, coaching or mentoring

Summary: Some practical guidelines are offered for clinical teachers who have responsibilities for apprentices (students or residents) to help them distinguish between counseling, coaching or mentoring, and may in practice be awareness about them.

El reto

Generalmente es parte de las obligaciones de los tutores clínicos y de los profesores de las facultades de medicina que estos de alguna manera guíen y orienten a los estudiantes en un amplio abanico de temas, que van desde las etapas en su evolución del desempeño y responsabilidades clínicas, en su progresión académica y hasta en su desarrollo profesional y en beneficio de ellos mismos para su propio bienestar. Mientras que un alumno puede estar buscando un consejo rápido, el profesorado puede ver la necesidad de que aquellos mejoren de forma más continuada su rendimiento. Alternativamente, el alumno puede querer tener una tutoría, mientras que el miembro de la facultad o el tutor planean simplemente ofrecerle algún tipo de consejo. Expectativas que no están alineadas pueden ser frustrantes tanto para el tutor o el profesor (cuando un aprendiz no parece escuchar o actuar de acuerdo con la orientación ofrecida) como para el aprendiz, que no obtiene la información deseada. Para que se produzca una orientación exitosa, las expectativas del alumno y del tutor/profesorado deben ser explícitas, y los enfoques y compromisos en relación al tiempo deben coincidir con los objetivos de la sesión.

Temas claves para para “empezar a andar”

Los jefes de estudio/responsables de asignaturas o tutores clínicos deberían:

1. Comenzar cada sesión de orientación discutiendo los objetivos de la sesión del alumno, luego seleccionar un método específico de orientación.

2. Revisar los documentos relativos al su programa o asignatura. ¿Son los métodos de orientación los apropiados?

3. Proporcionar oportunidades para una “práctica deliberada”, como el role-playing, al objeto de adquirir habilidades para alinear la estrategia con los objetivos de la interacción.

Lo que se sabe

Los profesores y los alumnos no están familiarizados con una terminología clara y aceptada sobre las diversas formas de orientación. A muchos estudiantes y residentes se les asignan, o seleccionan, asesores y mentores. La reciente introducción del término “coaching” en esta marabunta de términos se ha hecho por lo general sin aclarar sus similitudes, diferencias y posibles superposiciones con otros términos y roles.

Asesoramiento, entrenamiento (coaching) y tutoría (también mentoría) son tres enfoques distintos a la hora de ofrecer orientación. El “Coaching” hecho con destreza combina elementos de orientación y tutoría.

Cada enfoque tiene un propósito específico, requiere una experiencia diferente (aunque superpuesta) y utiliza diferentes estrategias. La consideración explícita de los tres enfoques y sus características puede facilitar la adaptación de estas sesiones y alinear las expectativas y los planes con los objetivos.

Un asesor ofrece estrategias sobre un acontecimiento concreto, que el alumno puede o no seguir. La tutoría implica una relación a largo plazo en la que se ofrece la sabiduría que ha dado la experiencia para ayudar al alumno a construir y dar sentido a los muchos aspectos que surgen a lo largo de su carrera. Explica explícitamente que tu función es la de “coach” y que esto significa que ayudarás al alumno a identificar un objetivo y desarrollar soluciones a través de preguntas no directivas. Este proceso da como resultado que el alumno identifique estrategias que él o ella puedan emplear cómodamente, aumentando así la probabilidad de seguimiento.

Cómo puedes empezar YA

Comprender el continuum de la orientación y diferenciar el asesoramiento de la tutoría. La tabla 1 expone una sinopsis de la literatura basada en un trabajo que trata de aclarar estas definiciones. Aprender sobre cada estrategia le ayudará a aclarar los matices y le permitirá usar las habilidades más relevantes

Tabla 1: Similitudes y Diferencias de las 4 formas de orientación

Item

consejo

coach

Coach con sabiduría

mentor

enfoque

Evento concreto

Tarea/habilidad

Tarea/Habilidad con visión a largo plazo

Carrera: enfoque sobre el desarrollo del carácter, socialización en el campo

experto

En un campo concreto

Global/inespecífico

En un tema de actuación concreto

En el mismo campo “estando ahí” y compartiendo

control

Dirigido al que aconseja

Dirigido al aprendiz

Sobre todo dirigido al aprendiz

Dirigido al mentor con intercambios repetidos

estrategia

Dar consejo o respuesta

Ayuda al aprendiz a encontrar una estrategia mediante preguntas clarificadoras

Combina coaching y tutoría sobre un tema específico cuando el mentor claramente deja claro lo que hace

Después de la discusión con el aprendiz, el mentor transmite información intencionalmente basada en su propia experiencia y maestría

beneficios

Ninguno para el que aconseja

Sin beneficio directo para el coach

Sin beneficio directo para el coach

Beneficio mutuo con el mentor frecuentemente involucrado con el aprendiz en el mismo campo /tarea

tiempo

Una única sesión

Tiempo limitado, en el curso del dia

Tiempo limitado, en el curso del dia

Orientado a largo plazo, al futuro

Pregunta explícitamente al alumno qué tipo de orientación busca, alinea tu enfoque y explícale lo qué le ofrecerás. Los estudiantes no siempre saben lo que quieren (o necesitan). Aclarar metas a corto y largo plazo puede ayudarlo a seleccionar la estrategia correcta y cumplir mejor las expectativas. Una vez que se selecciones una estrategia, discute con el alumno qué abarcareis en la discusión y qué no.

Procura disfrutar de la interacción. Ver cómo se “enciende la bombilla” en el aprendiz, ver su progreso y desarrollar su carrera, es la razón por la cual muchos médicos se involucran en la educación médica, porque esto representa una fuente de satisfacción y enriquecimiento personal importante.

Ten cuidado al cambiar los roles durante una interacción. En el coaching, el alumno desarrolla un plan individualizado mediante preguntas. Cuando tiene experiencia en el área, es fácil cambiar al rol de mentor. Algunos llaman a eso “entrenar con sabiduría”. Deja muy claro que has cambiado los roles al decir, por ejemplo, “Ahora estoy en el papel de mentor”. Luego, cuando sea oportuno,  vuelve al rol de “coach”.

Cierra cada interacción solicitando comentarios para ayudarlo a mejorar la aplicación de todas las estrategias. Reflexiona sobre cómo te mantuviste en el papel y pregúntale sobre esto al alumno directamente. El feedback sobre la utilidad de la técnica permite la práctica deliberada de las diversas estrategias de orientación y te ayudará a mejorar en el desempeño de esta función.

Lo que puedes hacer A LARGO PLAZO

Revisa el uso que el programa hace de los términos de asesoramiento, coaching y tutoría. Comparte estas definiciones con colegas. Asegúrate de que todos los asesores, mentores y coachs aclaren los términos, especialmente al hablar con los alumnos/residentes.

Busca oportunidades para practicar deliberadamente diferentes habilidades con diferentes niveles de aprendizaje en diferentes entornos y con diferentes temas /enfoques. Cuando se te pida tu opinión, piensa en qué estrategia usar. Selecciona palabras que diferencien el asesoramiento frente al entrenamiento o coaching y frente a la tutoría (p. Ej., Aconsejar, “Deberías …”; el asesorar, “¿Qué podrías hacer?”; La tutoría, “En mi experiencia, esto funcionó”).

Ofrece a los profesores y estudiantes oportunidades de capacitación sobre las diferencias que hay en el espectro de la orientación. Define las características claves de cada método y practica la definición explícita de roles durante los role-playing. Alienta a aquellos que con frecuencia son demandados por los aprendices para que compartan técnicas cuales funcionan y cuales no. Aprovecha las oportunidades para practicar sobre las opciones en entornos de bajo riesgo.

Referencias y Recursos

1. Deiorio NM. Carney PA. Kahl LE.et al. Coaching: a new model for academic and career achievement. Med Educ Online. 2016;21(1):33480.
2. Geraci SA. Thigpen SC.A review of mentoring in academic medicine. Am J Med Sci. 2017;353(2):151–157.
3. Kuhn TL.Historical foundations of academic advising. In: Gordon VN, Habley WR. Grites TJ.eds. Academic Advising: A Comprehensive Handbook. San Francisco, CA: Jossey-Bass;2008:3–16
4. Tjan AK.What the best mentors do. Harvard Business Review. February 27, 2017. https://hbr.org/2017/02/what-the-best-mentors-do. Accedido Mayo 1, 2018.
5. Whitmore J.Coaching for Performance: GROWing Human Potential and Purpose—The Principles and Practice of Coaching and Leadership. London, UK: Nicholas Brealy Publishing;2009.

     

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *