Aprendiendo de lo invisible: formación en Interculturalidad y Mutilación Genital Femenina.

Lucía Gutiérrez García*, Berta García Árbol**, Antonio Saiz Peña **; Isabel Jiménez Camps***; Isabel Gutiérrez Sánchez****; Isabella Kennedy**
Residentes de Medicina Familiar y Comunitaria (MFyC) del CS Las Calesas*; Guayaba**; Graduada en Medicina***; Especialista en MFyC del CS Guayaba****
Articulo original, basado en la experiencia formativa presentada en el 37º Congreso de la SEMFYC; Madrid mayo 2017.

Resumen: Esta experiencia docente protagonizada por un grupo de jóvenes residentas de Medicina de Familia es todo un soplo de aire fresco en el ámbito de, no solo la enseñanza de la medicina, sino de lo que representa el profesionalismo médico. Los mensajes que aquí nos envían las autoras definen a la perfección la esencia de nuestro quehacer diario, en sus palabras: “entender primero para actuar después” “aprender a establecer un diálogo (aquí, intercultural)”, “co-responsabilizarnos de nuestro aprendizaje”, “saber preguntar, saber comunicarte con lo diferente”, Lo más rico de esta experiencia, como ellas mismas dicen “ha sido saber cómo comunicarse en un dialogo donde los márgenes culturales, éticos y las barreras comunicativas se funden para dejar un espacio de incertidumbre y hacer del aprendizaje una experiencia transformadora”. ¡Docentes y tutores léanlo, y tomen nota, no tiene desperdicio!

Learning from the invisible: training in interculturality and female genital mutilation
Abstract: This teaching experience carried out by a group of young residents in Family Medicine is a breath of fresh air in the field, not only of teaching medicine, but also in medical professionalism. Authors send to us messages defining perfectly the essence of our daily work as clinicians, in their words: “to understand first and after to act”, “to learn to establish a dialogue (here, intercultural)”, “to be in charge of our own learning”,” Knowing how to ask, how to communicate with the difference “, The richest part of this experience, as they themselves say “has been learning how to communicate in a dialogue where cultural, ethical edges and communicative barriers merge to allow a space of uncertainty and make the learning a transformative experience”. Teachers and tutors read it, and take note, it has no waste!

Una tarde de junio, entre las muchas actividades que propone Madrid, un grupo de residentes de Medicina Familiar y Comunitaria que acabábamos de empezar la residencia, acudimos al Festival de Afroconciencia en el Matadero.
Tras escuchar la mesa sobre “afrofeminismo”, nos acercamos a hablar con una de las ponentes, Asha Ismail, activista somalí y fundadora de “Save a Girl, Save a Generation”. Quisimos contactar con ella porque una de las labores que hace desde que vino a España es formar en la prevención de la Mutilación Genital Femenina en niñas de origen africano.
Este es un tema que rara vez se nos ha mencionado durante nuestra formación como médicas/os, a pesar de que la población migrante acude a nuestras consultas, con toda su diversidad cultural y las diferencias que eso conlleva a la hora de abordar los problemas de salud.

Nosotras trabajamos en el área Sur de Madrid, donde se concentra la mayor prevalencia de población de origen africano de esta Comunidad. A pesar de esto, nuestros tutores de Medicina Familiar y Comunitaria no fueron formados en el abordaje de la interculturalidad. Además, tenían menor número de migrantes en sus cupos y la forma de relacionarse con ellos venía dada más por “la intuición” que por un conocimiento de sus costumbres.

Es por esto, que vimos en este encuentro con Asha la oportunidad de suplir este “vacío de formación”. Le transmitimos esta inquietud nuestra, surgiendo durante el diálogo la idea de que nos impartieran un taller sobre formación en mutilación genital femenina e interculturalidad. Ella ya había realizado talleres con personal sanitario previamente, por lo que no fue difícil adaptar el programa a nuestras inquietudes. Ya sólo nos quedaba encontrar otros compañeros con ganas de conocer esta realidad, tras lo cual surgió el primer taller.

El taller fue impartido por Asha y por María, de Acción en Red, ONG colaboradora. Durante la semana en que tuvo lugar, se facilitó un espacio de debate en torno a la interculturalidad y al cuestionamiento de la Mutilación Genital Femenina, a través de experiencias vitales y nociones teóricas y legales al respecto.

La Mutilación Genital Femenina consiste en la ablación parcial o total de los genitales externos femeninos, de forma intencional, sin fines terapéuticos. Se practica mayoritariamente en África, sin ser una práctica exclusiva de este continente. En el curso, comenzamos con una introducción sobre los lugares geográficos en los que existe esta práctica, la demografía de la población africana en España y los indicadores de riesgo que nos sirven a los profesionales para detectar niñas en riesgo de sufrirla.

A través de role-plays con Asha y otras mujeres africanas que participaron, nos pusimos en la piel de esos médicos/as que somos, con la responsabilidad de crear una comunicación con la persona que está delante de la mesa, teniendo presentes su realidad y su contexto vital. Entender los argumentos que sostienen esas prácticas es el primer paso para desmontarlos.
El objetivo era aprender a establecer un diálogo intercultural en el que se pueda cuestionar determinadas prácticas que afectan a la salud, evitando una relación jerárquica y de superioridad moral y cultural.

Tras la experiencia del primer taller, surgió una segunda edición, con el mismo esquema, en el cual se crearon nuevas sinergias. Comenzó entonces un espacio de formación, esta vez con nosotras como guía, con mujeres africanas refugiadas sobre reproducción y sexualidad, dejando la puerta abierta a ampliar el debate con ellas sobre la Mutilación Genital Femenina.

Los residentes debemos co-responsabilizarnos de encontrar vías para aprender sobre aspectos de interés para nuestro futuro trabajo que sin embargo, los programas de formación actuales o no contemplan o no se dispone de formación al respecto. Porque aprender es un proceso, un camino compartido, en el que muchas veces, como dice Drexler, “prima más la trama que el desenlace”.

Navegar en los mundos de la autoformación no siempre es fácil. A veces nos sentimos perdidas, nos preguntamos si hemos elegido bien el rumbo, o si no habría otras cosas que priman más que aquello en lo que hemos elegido profundizar. Pero creemos que los aprendizajes transversales son los más importantes a largo plazo. No sólo los datos puros, la información más objetiva, sino ese saber preguntar, saber comunicarte con lo diferente, con lo que no sabes, con lo que no estas preparada para abordar. Lo más rico de esta experiencia ha sido saber cómo comunicarse en un dialogo donde los márgenes culturales, éticos y las barreras comunicativas se funden para dejar un espacio de incertidumbre, pero del que pueden surgir las experiencias más transformadoras.

     

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *