Formación Docentes y Tutores Clínicos / Bol docTUtor educ med. / ISSN 2173-8262
http://www.doctutor.es/2017/06/05/acceso-a-la-informacion-medica-de-estudiantes-y-residentes-lecciones-para-tutores/
Export date: Tue Dec 12 17:08:55 2017 / +0100 GMT

Acceso a la Información médica de estudiantes y residentes: lecciones para tutores.


Resumen: El artículo revisa el tipo de información médica que usan estudiantes y residentes para aprender y resolver sus problemas clínicos en los rotatorios, así como los hábitos y problemas que encuentran en ello. Esto debe conllevar en docentes un cambio de perspectiva en algunas de las técnicas de enseñanza que estos usan.

Students and Residents Access to Medical Information: Tutoring Lessons
Abstract: The article reviews types of medical information that students and residents use to learn and solve clinical problems in the clerckships and rotations, as well as the habits and problems they face on it. For teachers this should entail a change of perspective in some teaching methods they usually they use.



Los médicos en ejercicio (1,2) generan muchas preguntas en el momento que están atendiendo al paciente. Incluso en entornos médicos no docentes, los médicos generan una pregunta por cada dos o tres encuentros con pacientes (2) Sin embargo, los médicos sólo buscan activamente respuestas en el 30% de las preguntas que se hacen (1,2). Cuando el clínico busca una respuesta, lo que suele hacer es consultar a un compañero o a alguien cercano que considera más experto en contenido o bien utiliza un recurso impreso, habitualmente un libro o revista (1,2).

Cuando en el contexto de nuestras charlas o clases les presentamos a los estudiantes información nueva, la tasa de retención es sólo del 5% al ​​10%. Sin embargo, cuando los estudiantes usan la información inmediatamente, la tasa de retención puede llegar a ser del 80% al 90%. Estos datos justifican el enfatizar una enseñanza en el contexto clínico, cuando se está atendiendo directamente a pacientes.
Cada vez es más evidente que los enfoques educativos tradicionales no cumplen con las necesidades de información que requiere un clínico. En los últimos años hay razones para pensar que se está produciendo un cambio importante en la forma de acceder a la información clínica, al menos en los contextos de la medicina práctica y desgraciadamente mucho menos aun en los contextos académicos. Los recursos digitales (ordenadores, IPad, Smart-Phones,…) están permitiendo acceder a la información de forma rápida para igualmente ser rápidamente usada. Sin embargo, a pesar del gran avance en estos sistemas son aun relativamente pocos los clínicos que los utilizan para responder a sus preguntas (1,2).

Esto ha sido achacado a diferentes factores, entre ellos los siguientes:

  • La disponibilidad de estos aparatos para el médico no es aun todo lo accesible que debería,

  • El nivel de comodidad del propio médico en su uso no es óptimo,

  • La expectativa del médico de que una respuesta a una pregunta concreta esté disponible online o en el tiempo requerido (1)


A pesar de esto, se ha visto que los ordenadores están alterando de manera beneficiosa el comportamiento del médico (3,4).
En este sentido, el cambio en el acceso y uso de la información se está produciendo de manera más vertiginosa en los residentes y estudiantes, una nueva generación para los que este tipo de instrumentos y el navegar por la web es algo con lo que están totalmente familiarizados. Por ello los docentes, generalmente de una generación cuyo grado de familiaridad no es tal, necesitan cambiar hábitos para ayudarles a aquellos a que realicen actualizaciones en contenido y forma adecuados que, por otra parte, les facilite la adquisición del hábito de aprendizaje continuo.

La información que usan estudiantes y residentes


Un aspecto interesante de este tema es el saber qué tipo de información y como la utilizan los residentes y estudiantes cuando necesitan estudiar o resolver cuestiones médicas prácticas. No existen estudios, al menos que hayamos podido localizar, sobre esto en el ámbito de la enseñanza académica tradicional. La hipótesis más extendida es que nuestros estudiantes cuando tienen que preparar exámenes utilizan los “apuntes” de clase, algún que otro libro de texto recomendado por el profesor (probablemente en versión impresa, o tal vez online), o tal vez materiales preparados ad hoc (apuntes impresos o libros de academias, etc) incluyendo aquí libros con preguntas test razonadas. ¿Es esto así aun?, sería interesante comprobarlo y además valorar los factores que influyen en el uso de un medio de acceso a la información u otro. Queda esto para una eventual investigación. En un estudio muy pionero sobre los hábitos de lectura (estudio) de los estudiantes (5), estos leían (o estudiaban) en los libros de texto (el estudio es del año 1991) una media de seis horas a la semana, con un rango que iba de 0 a 15 horas. Los estudiantes americanos empleaban la mayor parte de su tiempo en sus rotatorios prácticos (clerkships) donde tenían responsabilidades concretas sobre los pacientes (esto sigue siendo así hoy dia). Aunque no tenemos estudios comparativos, la sensación es que cualquier estudiante español de esa época y de ahora estudia muchas más horas a la semana, lo que demuestra el énfasis dado a la práctica en la enseñanza de la medicina americana.

Donde si existen más datos es en el conocimiento sobre el tipo de información, modo de acceso y uso que hacen los residentes y estudiantes cuando necesitan resolver cuestiones en el contexto de rotaciones clínicas.

Generalmente tanto a los residentes como a los estudiantes se les orienta sobre el tipo de fuentes de información que pueden utilizar en su formación y en especial durante sus rotatorios prácticos: libros de texto online (Harrison's; Farreras; Cecil; sitios web del tipo de PubMed, UpToDate, MD Consults, Fisterra, Micromex, etc. ¿Y que es lo que hacen estos?, ¿los usan? ¿cómo los usan? No hemos encontrado estudios realizados en España sobre este particular, pero sí en América. Concretamente en un estudio realizado en 490 estudiantes de medicina recién graduados del Perú (6), las fuentes de información usadas regularmente por estos fueron: SciELO, consultada por 173 (36,4%); PubMed 165 (34,4%); HINARI 117 (25,5%); UpToDate 98 (22,3%); Biblioteca Cochrane 94 (20,6%); LILACS 91(19,8%); biblioteca institucional hospitalaria 70 (15,0%); BVS Perú 42 (9,3%) y LIPECS 39 (8,7%). Sin embargo solo una minoría accedía regularmente a esas fuentes de información. Aunque la casi totalidad manifestaron el uso regular del servicio de internet, la mediana de uso semanal a páginas de información médica fue de 10 h (rango: 0,5-151 h) y 237 (52,0%). Las fuentes de información usadas regularmente fueron: SciELO, accedida por 173 (36,4%) encuestados, seguida por PubMed 165 (34,4%), HINARI 117 (25,5%), UpToDate 98 (22,3%), Biblioteca Cochrane 94 (20,6%), LILACS 91(19,8%), biblioteca institucional hospitalaria 70 (15,0%), BVS Perú 42 (9,3%) y LIPECS 39 (8,7%). Estos datos no son muy diferentes de los obtenidos en 120 estudiantes estadounidenses (7), estos durante sus rotatorios prácticos declaraban que invertían leyendo medicina un promedio de 10,8 hs/semana, siendo las siguientes fuentes las más usadas por ellos: UpToDate (96%), artículos de revistas online (81%), libros de preparación de tests (81%) y solo 61 estudiantes (55%) usaba libro de texto. De todas estas fuentes la que consideraron como de mayor utilidad práctica para resolver sus cuestiones fue UpToDate (76%) y los estudiantes declararon que empleaban el 61% de su tiempo leyendo aspectos médicos relacionados con la atención a los pacientes en sus rotatorios, de los que ellos estaban encargados. Esto puede dar una idea del grado de importancia y actividad práctica en la que se fundamenta la formación médica en los EEUU, algo que no es así en nuestras universidades. En cuanto a los problemas con los que los estudiantes se encontraron para “leer sobre sus casos”, hasta un 44% declaró no tener problemas de ningún tipo y en un 12% el problema fue no disponer del suficiente tiempo pero también el no saber cómo enfocar la lectura sobre su paciente. Apenas tuvieron problemas para elegir y acceder a la fuente de información. Los adjuntos del servicio, residentes y estudiantes mayores son la principal fuente de orientación en esta materia, pero parece que los estudiantes agradecen el que se les recomienden fuentes fiables y precisas de una manera clara.

No parecen existir diferencias en el número de horas empleadas en la lectura entre los estudiantes de 2º, 3º y 4º (más o menos el equivalente a nuestro 4º, 5º y 6º). En relación al número de horas empleadas por semana, distintos estudios destacan que los residentes de medicina interna emplean 8,7 horas (8) y el resto de residentes 3,7 horas (9), confiando estos más en manuales de bolsillo (hoy dia ya incluidos en IPad o SmartPhone), los internistas 4,4 horas (10) y sobre todo revistas médicas y los cirujanos unas 14 horas al mes (11).

Los estudiantes a medida que progresan en sus estudios tienden a leer menos y a enfocar más su lectura en casos de pacientes concretos. Lo que resulta interesante de algunos de estos estudios es el gran uso que hacen los estudiantes americanos del UpToDate, lo que revela como antes hemos resaltado ya el enfoque práctico de su enseñanza. Esto puede ser debido a que esta web es buena herramienta para maximizar su eficacia práctica en los rotatorios y les ofrece información de forma resumida y práctica sobre diagnóstico y terapéutica. Un estudio demostró lo rápidamente que incorporaron esta web los estudiantes: El pragmatismo de estos se demuestra viendo como el momento de menos uso de UpToDate es justamente antes de los exámenes (cuando sube el uso de libros de preparación de tests) y es máximo después de estos (12)

Conclusiones


De todo lo anterior podemos sacar las siguientes conclusiones para los tutores y los profesores clínicos:
1. El aumento de la disponibilidad de recursos de educación médica online puede ser de gran utilidad a tutores para ayudarles a mejorar su eficiencia obviando la necesidad de preparar con detalle clases y material procedente de artículos.
2. Los estudiantes reciben consejos muy variados (y de personas muy distintas) sobre fuentes de información de interés y utilidad, lo que debería hacer que los tutores desarrollasen consejos basados en la evidencia que ayuden a los estudiantes a adquirir el conocimiento que necesitan.
3. Si los libros de texto aún no están totalmente obsoletos, lo que está claro es que los recursos online son ya el presente de la información médica…y también el futuro.
Referencias





• Gorman PN, Helfand M. Information seeking in primary care: How physicians choose which clinical questions to pursue and which to leave unanswered. Med Decis Making. 1995;15:113–9
• Ely JW, Osheroff JA, Ebell MH, et al. Analysis of questions asked by family doctors regarding patient care. BMJ. 1999;319:358–61
• Lobach DF, Hammond WE. Computerized decision support based on a clinical practice guideline improves compliance with care standards. Am J Med. 1997;102:89–98.
• Hunt DL, Haynes RB, Hanna SE, Smith K. Effects of computer-based clinical decision support systems on physician performance and patient outcomes: a systematic review. JAMA. 1998;280:1339–46
• Taylor CR. Great expectations: the reading habits of year II medical students. N Engl J Med. 1992;326:1436–40
• Mejia CR, Caceres OJ, Vera CA, Nizama-Vía A;, Curioso WH; Mayta-Tristán P, Red LIRHUS. Uso de fuentes de información en médicos recién graduados de Lima Rev. Perú. Med. Exp. Salud Publica 2014;31 (4):716-20
• Leff B, Harper M. The Reading habits of medicine clercks at one medical school: frecuency, usefulness and difficulties. Acad Med 2006;81:489-94
• Fafard J, Snell L. Reading habits of house-staff: what, where and why. Med Teach. 1989;11:279–83
• Johnson KH, Dayrit M, Bazargan M. The reading habits of family practice residents. Fam Med. 1997;29:488–91
• Saint S, Christakis DA, Saha S, et al. Journal reading habits of internists. J Gen Intern Med. 2000;15:881–84
• Schein M, Paladugu R, Sutija VG, Wise L. What American surgeons read: a survey of a thousand Fellows of the American College of Surgeons. Curr Surg. 2000;57:252–58
infor. Medical students' use of information resources: is the digital age dawning? Acad Med 2004;79:89–95

.
Post date: 2017-06-05 13:17:20
Post date GMT: 2017-06-05 11:17:20

Post modified date: 2017-06-08 13:33:12
Post modified date GMT: 2017-06-08 11:33:12

Export date: Tue Dec 12 17:08:55 2017 / +0100 GMT
This page was exported from Formación Docentes y Tutores Clínicos / Bol docTUtor educ med. / ISSN 2173-8262 [ http://www.doctutor.es ]
Export of Post and Page has been powered by [ Universal Post Manager ] plugin from www.ProfProjects.com