Síndrome de Kairos: aprendiendo de un error.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. No me parece un ejemplo demasiado nítido, sencillamente porque NO hay la menor duda. Una corticoterapia, incluso a dosis “brutales”, carece de efectos adversos sustanciales, que no tienen parangón con el DÉFICIT funcional que se quiere combatir o evitar. No estamos hablando de “operar una mera sospecha de apendicitis”, lo cual comporta una apertura de cavidad abdominal sin ningún beneficio directo.

    El verdadero dilema surge cuando se piensa en un tratamiento realmente tóxico. Por ejemplo, quimioterapia citotóxica cuando hay diagnóstico histológico de cáncer, o cuando la biopsia es incompleta y se discute una quimioterapia “a ciegas”, acaso incongruente con la verdadera naturaleza del tumor.

    Ahí sí que se plantea una honda cuestión ética. ¿Empiezo una quimioterapia, siempre tóxica, a riesgo de que sea inapropiada? ¿Espero a disponer de “toda” la información, a riesgo de que la demora resulte perjudicial? Como en toda decisión verdaderamente difícil, a mi entender no existe una respuesta unívoca. Mi opinión es que existirá un cociente entre beneficio y riesgo POTENCIALES, y por lo tanto una estimación “cuantitativa” de qué pasaría, probablemente, en uno u otro caso.

    Eso, de entrada. Porque la vida te va enseñando que en realidad tampoco era cosa de tanta zozobra. Un ciclo de quimioterapia, digamos innecesaria o inadecuada, en el fondo, tampoco significa nada: se cambia la quimioterapia, adaptándola a las nuevas circunstancias ¡y tan amigos! Lo que entiendo deplorable es el retraso injustificado en un tratamiento -quizá no el mejor, pero sí “un” tratamiento- simplemente por un prurito de academicismo.

    Ese médico que ante un síndrome febril, con expectoración purulenta, reniega de prescribir antibiótico. Ese médico que ante un síndrome de hipercoagulabilidad, con TVP y disnea, no instaura heparina a la espera de un escáner dentro de “solo” 3 días. Ese médico que no prescribe corticoides en un cáncer de pulmón con metástasis óseas y dolor vertebral porque en la gammagrafía no se veían focos en columna…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *