Reto “una paciente polimedicada”: Necesidad de la “Reconciliación Farmacológica”

reconciliación farmacológica

Todos los comentarios que hemos recibido al reto del verano de la paciente polimedicada enlace reto  subrayan más que posible falta de racionalidad del tratamiento que sigue la paciente, a pesar de la limitación de los datos disponibles, y la necesidad de plantearse retirar algunos de los fármacos que esta tomando. Las distintas propuestas argumentan posibles medidas para combatir de modo efectivo la polimedicación de la paciente y de este modo disminuir el riesgo para la salud de la paciente que esto representa.

Pero además de analizar el tratamiento de esta paciente, dos interrogantes oportunos pueden ser:

¿que criterios se han seguido para introducir los distintos fármacos que esta paciente toma?

¿cual ha sido el proceso de toma de decisiones en cada caso y de de quien esta responsabilidad?

Efectivamente la respuesta a estas preguntas es imposible porque no sabemos tampoco en que momento y circunstancias se llevo a cabo, pero , en todo caso, nos sirven para especular sobre la última recomendación terapéutica realizada (tomando esta como botón de muestra significativo): introducir la glucosamina y proponer la sustitución de omeprazol por pantoprazol para prevenir las interacciones farmacológicas. Sin embargo, y como se ha apuntado en los comentarios recibidos ni parece que la efectividad de la glucosamina este demostrada ni tampoco lo está la menor probabilidad de interacciones del pantoprazol en este caso.

Entonces…¿qué muestra este caso? …al menos que muchas de las decisiones que se toman en cuanto a tratamientos farmacológicos ni están sustentadas por la evidencia ni parece que lo estén por la experiencia y lo que es más grave tampoco parece que tengan en cuenta las repercusiones que pueden tener en la salud de los pacientes. Demasiada “alegría” para un tema tan grave sobre todo para la salud del paciente, pero también para la sostenibilidad del sistema.

El término de “Reconciliación de la  Medicación”  (traducción literal de “Medication Reconciliation” o  “Reconciliación Farmacológica” ha sido recientemente acuñado para referirse a la toma de conciencia por parte del profesional médico de la medicación que toma su paciente y resolver los conflictos entre las diferentes fuentes de información con el objetivo de minimizar los daños y maximizar los efectos terapéuticos. Se trata de un proceso en el que la responsabilidad recae en el médico (generalmente el médico de familia de la paciente), el cual debe colaborar y llegado el caso ejercer la mediación con otros especialistas de la mejor forma para conseguir el máximo beneficio para el paciente. La  AMA ha publicado un Panel sobre  “Reconciliación de Medicamentos” (2007) http://www.ama-assn.org/resources/doc/cqi/med-rec-monograph.pdf. Se trata de una interesante monografía que recomendamos para estos fines. En “El papel del médico en la reconciliación de medicamentos” el panel tiene como objetivo aumentar la concienciación de los médicos de su papel fundamental en el uso seguro de los medicamentos y proporciona un marco para que los médicos entiendan sus roles personales y responsabilidades en este generalmente difícil y conflictivo proceso de atención médica.

En esta monografía se puede encontrar primero información sobre temas de medicamentos, tales como: errores de medicación y efectos adversos, problemas de comunicación y medicamentos, relación de la “reconciliación” con la seguridad del paciente, una visión general, incluyendo los pasos de la revisión/reconciliación de la medicación, los principios básicos para llevarla a efecto, el papel de liderazgo que debe de ejercer el médico de familia en este terreno, así como sus obligaciones al respecto. Igualmente se ofrecen pautas y estrategias orientativas para incrementar la eficacia en esta tarea: entre las que destacan el realizar la historia del medicamento, el régimen farmacológico del paciente y la individualización (comprensión) del mismo.

Para concluir este tema (mejor dicho para “aparcarlo” por el momento, pues siempre serán bienvenidos cualquier comentario critico y constructivo sobre el mismo) adjuntamos en este mismo número del Boletín un texto titulado “¿Por qué los médicos prescriben fármacos sin efectividad comprobada?”. En él, se ahonda en el caso expuesto en el reto y además de poner de relieve la dudosa procedencia de la decisión, se hacen algunas consideraciones sobre las razones que pueden haber llevado al traumatólogo a esa decisión.

Referencia

American Medical Association.  The physician’s role in medication reconciliation. Issues, strategies and safety principles. Making Strides in Safety® program. 2007 .

 

     

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *