El Reto del mes: ¿En alguna ocasión se le insinuó (o le declaró su amor) algún/a paciente?

El problema es bastante frecuente, tiene incluso nombre: la transferencia, pero no es exclusivo del ámbito psiquiátrico sino de cualquier tipo de práctica médica. Es cuando un paciente confunde gratitud o compasión por amor. Alguno/as se imaginan que están enamorándose del médico/a. Otros, dada la naturaleza física del encuentro, confunden contacto físico con insinuaciones sexuales. Por último, están los pacientes que van casi automáticamente en “modo ligón” siempre que están en compañía del sexo opuesto.

También está lo contrario, aunque su análisis puede ser otro: es cuando el médico se enamora (o se imagina que se enamora) de su paciente. Y finalmente cuando el médico confunde los límites de su profesión aprovechándose de la ocasión desde un punto de vista sexual. Excluyendo estas últimas perspectivas (de difícil abordaje consciente), planteamos las siguientes preguntas:

¿Alguna vez se le ha insinuado un paciente? o ¿le ha declarado su amor a usted?

Si ha tenido usted esta experiencia:

¿Qué le ha aportado? ¿aprendió algo para su práctica? y sobre todo ¿que puede recomendar sobre cual es la mejor manera de proceder cuando esto sucede?

     

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Claudio Lermanda dice:

    Sin duda ocurre, y me parece que lo correcto es aclarar con cortesía, pero con firmeza la natural distinción que debe separar la relación médico – paciente de cualquier connotación personal.
    Esto debe quedar claro desde el primer momento en que se advierte o sospecha tal transferencia.
    En mi experiencia, los pacientes agradecen dicha claridad que denota profesionalismo y evita confusiones.

  2. Antonio Cumplido dice:

    Ocurre como debe ocurrir en todas las profesiones que tienen como objeto la relación entre personas. A mi me a ocurrido en mas de una ocasión, No una declaración directa, pero si insinuaciones tanto verbales como no verbales y ciertamente es una situación comprometida. Me ha ido bien ignorar los comentarios y mensajes no verbales, siguiendo como si tal cosa con mi actividad (“como el que oye llover” decimos por aquí). Intuitivamente pienso que la paciente de este modo se siente menos incomoda para seguir con la relación posteriormente, ignorando las partes lo ocurrido. si se explicita la situación podria pasar que se pierda la relación definitivamente por sentirse la paciente avergonzada u ofendida. Bien es verdad que si en mi caso no hubiera funcionado, habría recurrido a aclarar lo sucedido, intentando que la relación no se deteriorara ulteriormente.

  3. Juan Carlos Arbonies (Boni) dice:

    En una relación tan profunda como la que se construye entre médico y paciente , a veces hay límites que no parecen estar muy claros…Desde lo que me enseñaron en la universidad ,hace ya más de 25 años, de no aportar nada personal, hasta el sentir en muchos encuentros que hay sentimientos de amistad , de cariño…de….
    Yo tras estos encuentros, en los que tengo que confesar que a veces me siento incómodo, me planteo: “¿estoy ayudando al paciente?”.Por ahora es lo que me sirve para modular esta relación..

  4. Paola dice:

    Me ha pasado en algunas ocasiones.Soy enfermera. En tales casos explico cordialmente que se puede confundir el respeto,empatía y escucha con “amor” hacia un paciente. Se enamoran de una faceta profesional,no de nosotros propiamente dicho.Al explicarles que es peor para la relación terapéutica y personal entablar un vínculo tan privado,suelen entenderlo,aunque no está de más aclarar que para un paciente “enamorado” le es dificil asumir que el profesional no siente lo mismo.Y hay que trabajar con mucha táctica para no hacerlos sufrir o ponerse mal..Eso tampoco los beneficia.

  5. Maria dice:

    Bueno yo tuve un accidente a mis 16 años y me encantó un médico que trabajaba con mi doctor obviamente jamás pensé que me se iba a fijar en mi por ser menor de edad y todo eso pero la vida da muchas vueltas a mis 20años me toco ir de nuevo ya ni me acordaba de el y bueno me dieron la noticia de que me tenían que operar el me pidió mis datos y a los días me escribió y salimos por 4 años la historia es muy larga pero créanme que es lo mejor que he vivido y hasta los momentos es el hombre que amo sólo le pedí que fuese feliz y la culpa de toda esta historia fue de los dos

  6. carolina dice:

    ¿Y que pasa cuando entre médico y paciente efectivamente hay tensión sexual?
    Suele ocurrir. En mi caso, el es casado, 56 años, con 4 hijos. Yo soy soltera y tengo 37, abogada.

    La verdad no se por que ocurren estas cosas. Apenas nos conocimos (cuando acompañe a mi madre a hacerse una infiltración), me clavo su mirada, como si me hubiese visto antes o como si mi presencia fuera una señal que surgiría una atracción especial a futuro…
    No me llamo mayormente la atención. Pero esporádicamente venia a mi mente y me acordaba de su simpatía, pero en ningún momento me sentí atraída hacia el.

    Posteriormente tuve que ir por una dolencia real que tenía. Y ahí me di cuenta que me miraba de una manera especial. Y en esa consulta el atendía con su esposa ya que ella es su asistente.
    Me llamo la atención que el se recordaba perfectamente de una dolencia que yo mencione la primera vez que lo vi en forma pasajera. Y me sorprendió que tuviera tan buena memoria.
    Me miraba con dulzura.
    Luego me examinó. Me hundió sus dedos en mi cintura (yo iba por una dolencia específica alrededor de esa área). Me encantó esa sensación.
    Luego entro la esposa y su trato volvió a ser normal.
    Ah! Otro gesto que me di cuenta, fue cuando me saque la blusa. Cuando me la dejo en la silla, agarro mi blusa entre sus dedos disimuladamente. Era como si le despertará pasión esa blusa. Eso no se me olvido…
    No se por que yo antes de ir, tenia inconscientemente la intención de ir sencilla vestida, pero perfumada, con joyas y maquillada. Quería causarle buena impresión. No me explicaba el por qué quería lograr eso en el…. me preguntaba “será que me gusta secretamente y no quiero admitirlo?”, pero rápidamente desechaba esa posibilidad, fundamentalmente porque en esa consulta atendía con su esposa.
    En la próxima visita (que fue con mi madre), era todo normal, incluso yo mostré mi verdadero carácter, ya que me puse de malhumor porque me indicó que tenía que usar por un tiempo un corsé para la escoliosis.
    Hasta su esposa opinaba y eso no me gustaba mucho… no sé por que…
    Y me despedí de ellos deseándoles un feliz año nuevo, (estábamos casi a fines de diciembre), y el me mira con una cara de incredulidad, como si no creyera en mis buenas intenciones.
    Siempre me ha llamado la atención esa particularidad suya para “adelantarse” a los hechos. Es como si su intuición le avisara de algo…
    Fui una próxima vez, también acompañando a mi madre, porque se iba a infiltrar el brazo. Pero esta vez yo quería a toda costa vestirme provocativa para llamar su atención.
    Y fui con mini y polera escotada. Me veía muy bien. Llamaba la atención.

    Cuando me vio mi madre casi se escandalizó. Y cuándo me vio su esposa, me miro asustada, como si yo representara una amenaza.
    Apenas me vio el médico instintivamente dirigió su mirada al cuerpo. Pero luego se avergonzo de su gesto, ya que estaba cabizbajo.
    Disimuladamente trataba de mirarme el escote, hasta que en una de esas, me mira fijamente y yo también y baja en un gesto de complicidad la vista.
    Ahí me di cuenta que yo le llamaba la atención.

    Pasaron 8 meses y mi madre volvió a ir pero sola. Pregunto por mi. Yo de ahí no deje de pensar en el y trataba de idear el modo de volver a verlo. Hasta que un día me deje caer en su consulta (la que atiende con la esposa) y fui con un pretexto.
    El queda perplejo y la esposa pone mala cara.
    Pero me recibieron igual. El me hizo sacar los zapatos y paso sus dedos por la planta de mis pies. Y yo sentí una excitación increíble, tanto que no lo pude disimular, ya que me estremeci. El se dio cuenta…
    Intercambiamos unas pocas palabras y yo sin querer (lo juro) al despedirme de beso en la mejilla, le toque sus costillas. Pero no fue un toque a la ligera, sino que dando una especie de agarrada. Ya se que no me van a creer, pero es como si una fuerza ajena hubiera hecho eso por mi.
    Paso un mes y volvi a verlo pero a su otra consulta, donde atiende solo. También fui con mi madre, ya que la paciente principal era ella.
    Pase a su consulta sola, y me percaté que trataba de mantener la distancia, hablaba poco. Hasta que, hace sacarme los zapatos, y me pasa los dedos por la planta de mis pies, y al mismo tiempo me mira y se rie en forma pícara. .
    Eso basto, parta darme cuenta que lo hizo a propósito.
    De ahí, quise volver a verlo, pero no encontraba excusa. No me lo sacaba de la mente y quería vivir alguna fantasía con el. Pero no encontraba la oportunidad. Además que su consulta es algo costosa, y la verdad no me hacía ninguna gracia pagar por ir a verlo, haciendo pasar una enfermedad inexistente.

    El hecho es que volví a ir en junio de 2014 con mi madre nuevamente a su consulta donde atiende solo. Yo lo único que quería era verlo y sentir esa emoción. Y ese día me vio de lejos llegar, y veo que se entra, y le cambia el animo, se pone ágil. O sea, lo anime.
    Y cuándo ya estaba adentro con mi madre, yo estaba de espalda a la puerta y veo que el me toca la espalda a modo juguetón y discretamente.
    Ahí comprendí que el tipo quería coquetear.
    Paso la jornada con mi madre, y comenzamos a miramos cada vez más. Hasta que las risitas entre ambos comenzaron a hacerse evidente, pero a la vez tratábamos de disimular para que mi madre no se diera cuenta de nada. Pero ella ya se había dado cuenta de nuestras miradas….
    Quede en visitarlo la semana que viene. Le dije que si no se me quitaba el dolor a una pierna iría donde el… pero era mentira, quería una excusa para volver a verlo.
    A esas alturas yo ya estaba convencida que yo le gustaba.
    Y cuándo nos íbamos yendo con mi madre, de ella se despidió de mano y cuando ella salio de la sala, el puso el cuerpo entero en señal de querer despedirse de mi. Obvio que nos despedimos de beso. Y fue un beso lento.

    El problema es que de ese día no volví a ir…. siempre tuve la esperanza que a el se le iba ocurrir averiguar secretamente mi número (en las fichas) y se iba a ingeniar para contactarme y vernos en secreto.
    Después de todo yo no tenía ningún dolor, y gastar dinero solo por ir a verlo, no me hacía (no me hace gracia). Siempre dije, si le gusto y tiene interés en salir conmigo, se las va a ingeniar…
    Curiosamente, desde esa vez, he recibido llamadas de números desconocidos, que cuando contesto, no tiene tono, o que una vez me llamo derechamente un tipo para preguntar mi nombre y de donde era… haciéndose pasar como que yo había llamado primero..
    En más de una ocasión he llamado a la clínica en donde atiende el médico (solo) para preguntar cuando viene, y al cabo de unos minutos me entra una llamada a mi celular de un número desconocido.
    Yo se que al medico le avisan cada vez que llaman y preguntan cuando viene, así que no sería raro que el anduviera detrás de esas llamadas o bien la esposa, anduviera espiandolo a ver quienes son sus pacientes.

    Hace días, me ha dado vuelta con más fuerza todavía el querer ir a su consulta, aunque tenga que pagar ese valor que pide, obvio con una excusa creíble, y comprobar cómo me atiende…. quizás me atiende frio, distante, o bien si sintió ganas hacia mi ya se le pasaron o quizás tome la iniciativa y pase algo….
    Mientras no compruebe en terreno cómo es su trato hacia mi, estando el y yo solos, siempre estaré con la duda.

    Otra cosa que me llama mucho la atención es que cada vez que he llamado y preguntado por el, me han dicho que esta de vacaciones…. que raro…. ¿cómo alguien puede tener tantas vacaciones en un año?
    No lo estarán negando?

    De verdad me encantaría tener hasta 3 encuentros sexuales con el, cumplir la fantasía. Pero antes debo comprobar su reacción cuando me vea…. No creen?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *